JUSTICIA AMBIENTAL :

Lograr justicia ambiental en Colombia no es tarea fácil, a pesar de la desarrollada legislación ambiental que forma parte del ordenamiento jurídico colombiano. La consolidación del principio de Desarrollo Sostenible, parece ser un anhelo que nunca podrá alcanzarse, mientras que el egoísmo del ser humano, superponga el interés particular sobre el bien general. Los estados latinoamericanos no pueden basar su crecimiento económico apostándole al crecimiento de los negocios minero-energéticos, por el contrario, se debe invertir en saneamiento ambiental, educación y proyectos productivos alternativos, que garanticen un retroceso en la destrucción de nuestros recursos naturales. Es claro que sin justicia ambiental, nunca podrá haber justicia social; el verdadero desarrollo sostenible se garantiza con una eficiente y eficaz planificación de nuestros recursos naturales, planificación que debe propender por rechazar los daños colaterales ocasionados por proyectos, obras o actividades licenciados de forma laxa, los cuales se materializan con el sufrimiento y desigualdad de los más vulnerables, es decir, con el sufrimiento de las comunidades que viven alrededor de proyectos causantes de altos impactos ambientales, para la satisfacción de intereses económicos, que no benefician siquiera a un cuarto de la población de un país.- La línea tiene por objeto ahondar en el estudio de los principios del derecho ambiental, y cómo éstos conjuntamente con la jurisprudencia, los tratados internacionales en materia ambiental, y la legislación ambiental, se plasman coherentemente en las políticas gubernamentales, los fallos judiciales, los Conpes y los Planes Nacionales de Desarrollo, garantizando la protección efectiva de los derechos fundamentales y la protección y conservación del medio ambiente y las áreas de especial importancia ecológica.